Todo lo que necesitas saber
sobre el cáncer de páncreas

En España, cada año se diagnostica cáncer de páncreas más de 9.200 personas, en Europa esa cifra supera los 104.000. En el mundo más de 1.257 personas serán diagnosticadas cada día. El cáncer de páncreas afecta por igual a hombres y mujeres y su incidencia aumenta a partir de los 45 años. La edad promedio en el momento del diagnóstico es de 72 años.

¿Qué es?

Signos, síntomas y factores de riesgo

Diagnóstico y fases

Tratamientos

Ensayos clínicos

Sobre el páncreas

Qué es el páncreas. Anatomía

El páncreas es un órgano alargado, de unos 15 a 23 cm de largo localizado en un lugar profundo del abdomen, detrás del estómago y delante de la columna vertebral. La parte más ancha se encuentra en la curvatura del duodeno (la primera porción del intestino delgado) y se conoce como cabeza del páncreas, la parte intermedia es el cuerpo y la parte estrecha del final, ya cerca del bazo, es conocida como cola del páncreas.

El conducto pancreático conecta el páncreas con el duodeno. Las enzimas digestivas pasan a través de este conducto para ayudar a digerir la comida. Otro conducto, llamado conducto biliar, pasa por la cabeza del páncreas. Este conducto transporta la bilis – sustancia que ayuda a digerir las grasas – desde el hígado al intestino delgado. El conducto biliar puede quedar bloqueado cuando hay un tumor pancreático bloqueándolo. Este causa ictericia – coloración amarillenta de la piel y del blanco de los ojos.

Funciones del páncreas.

El páncreas realiza dos funciones principales:

Función digestiva (exocrina): Las glándulas exocrinas del páncreas son las encargadas de producir enzimas que ayudan a la digestión. Cuando los alimentos entran en el estómago, las glándulas exocrinas liberan enzimas que a través del conducto pancreático llegan al duodeno, y ayudan en la digestión de las grasas, los carbohidratos y las proteínas de los alimentos.

Función hormonal (endocrina): Las dos hormonas pancreáticas principales son la insulina y el glucagón. La insulina sirve para bajar el nivel de glucosa en la sangre (glucemia) mientras que el glucagón lo aumenta. Juntas, estas dos hormonas trabajan para mantener el nivel adecuado de glucosa en la sangre.
En este sentido, el páncreas ayuda al cuerpo a filtrar y almacenar la energía que obtiene de los alimentos y minimiza el impacto de las grasas y azúcares contenidas en los alimentos.

Qué es el cáncer de páncreas

El cáncer de páncreas se produce cuando aparecen células anómalas en los tejidos del páncreas.
Hay dos tipos de cáncer de páncreas:
Cáncer Exocrino

Este tipo de tumor pancreático es el más habitual (alrededor de un 80% – 90% de los casos- y se origina por las células que residen en los conductos pancreáticos que son los que llevan los jugos digestivos al intestino. Este tipo de cáncer también es conocido como Adenocarcinoma del páncreas.

El 80% de los casos de cáncer de páncreas ocurren en la cabeza o el cuello del páncreas, el 15% en el cuerpo y el 5% en la cola del páncreas.

Otros tumores exocrinos son poco comunes, como los carcinomas de células acinares y los pancreatoblastomas.

Cáncer Endocrino

Estos son mucho menos comunes (2-5 % de los cáncer de páncreas) y a menudo son englobados dentro de la categoría de tumores neuroendocrinos y no como cáncer de páncreas. Estos tumores algunas veces fabrican hormonas como la insulina y el glucagón.

El diagnóstico y tratamiento de este tipo de tumores es diferente al de los tumores exocrinos.

Otros tumores menos comunes que pueden afectar al páncreas incluyen el linfoma pancreático, un cáncer que se origina a partir del tejido linfático del páncreas; diversos tumores quísticos y los sarcomas de páncreas que se desarrollan en el tejido que sostiene las células en el páncreas.

Los tumores que se origina en los tejidos cercanos al páncreas, tales como el conducto biliar (colangiocarcinoma), ampolla de Vater, (ampular adenocarcinoma), o el duodeno (adenocarcinoma duodenal), pueden causar síntomas similares al cáncer de páncreas, pero tienen diferentes tratamientos y, sobre todo, muy diferente pronóstico.

Colabora con nosotros

Con tu ayuda podemos financiar investigaciones punteras, acompañar a los pacientes y hacer campañas de concienciación. Juntos, podemos mejorar el futuro de las personas afectadas por el cáncer de páncreas. Tu aportación es esperanza de vida.

Compartir